Cómo hacer seguimiento de una entrevista de trabajo sin que resultes pesado para el reclutador

Seguro que cuando sales de una entrevista de trabajo, lo único que quieres saber es qué impresión has causado, si tienes oportunidades de avanzar a una segunda fase del proceso de selección o eres el candidato idóneo para el puesto y te van a llamar para empezar a trabajar en los próximos días.

La duda que te puede surgir de manera habitual es, ¿qué hago para hacer seguimiento de la entrevista sin parecer pesado? ¿Qué pasa si me surge otra oportunidad laboral mientras espero contestación?

A todas estas preguntas les ha dado respuesta Fast Company con tres consejos clave sobre qué hacer una vez sales de la primera toma de contacto para el puesto de trabajo al que estás optando.

Lo primero es mandar un correo electrónico agradeciéndole al entrevistador su tiempo y tan solo te llevará cinco minutos. Lo mejor es que destaques algún punto concreto de la charla que te llamase la atención para que vean que estuviste atento durante la entrevista. Por ejemplo: «Después de ver cómo la empresa X se acercó a Y, ahora estoy más entusiasmado de poder usar mis habilidades para ayudar a la compañía a lograr Z».

En segundo lugar, usa el sentido común. Si ves que tu primer correo no ha recibido respuesta, has probado suerte de nuevo y la cosa sigue igual, es mejor que sigas hacia delante.

Por último, asegúrate de no cortar la comunicación mientras esperas una respuesta, pero con paciencia. No es malo seguir investigando otras opciones, pero si la empresa concreta te ha dado una fecha para conocer la resolución, espérate hasta que llegue ese día antes de buscar una respuesta. A nadie le gusta un candidato exigente e impaciente.

 

Fuente: businessinsider.com

www.laney.com.pe

Entrevista de trabajo: Las 50 preguntas más comunes que deberás responder

«Es casi imposible prepararse para preguntas de una entrevista de trabajo , pero en realidad nos sirven para lograr el objetivo del entrevistador: probar el pensamiento poco convencional y la habilidad de actuar bajo presión», detalla Entrepreneur.

Sin embargo, la buena noticia es que las compañías ya casi no las utilizan.

Nuevas investigaciones han demostrado que estos cuestionarios de las entrevistas de trabajo sirven para poco más que hacer sentir superior al entrevistador.

Un estudio de Glassdoor a miles de entrevistas de trabajoencontró cuáles eran las 50 preguntas más comunes. Entérate aquí:

  1. ¿Cuáles son tus fortalezas?
  2. ¿Cuáles son tus debilidades?
  3. ¿Por qué quieres trabajar para nosotros?
  4. ¿Dónde te ves en cinco y 10 años?
  5. ¿Por qué quieres dejar tu empleo actual?
  6. ¿ Qué puedes ofrecernos que otros candidatos no tengan?
  7. ¿Por qué no trabajabas en estas fechas?
  8. ¿Cuáles son tres cosas que tu actual supervisor quisiera mejorar en ti?
  9. ¿ Estás dispuesto a mudarte?
  10. ¿Estás dispuesto a viajar?
  11. Dime cuál es el logro del que te sientes más orgulloso.
  12. Cuéntame de alguna ocasión en la que te hayas equivocado.
  13. ¿ Cuál es tu trabajo ideal?
  14. ¿Cómo te enteraste de esta vacante?
  15. ¿Qué quisieras lograr en los primeros 30/60/90 días en este empleo?
  16. Cuéntame de tu currículum.
  17. Describe tu formación académica.
  18. Dime cómo manejaste una situación difícil.
  19. ¿ Por qué estás buscando trabajo?
  20. ¿Por qué debemos contratarte?
  21. ¿Trabajarías fines de semana y en vacaciones?
  22. ¿Cómo manejarías a un cliente insatisfecho?
  23. ¿Cuál es el salario que te gustaría tener?
  24. Señálame un momento en que hiciste mucho más de lo que se esperaba de ti.
  25. ¿Quiénes son tus competidores?
  26. ¿ Cuál ha sido tu mayor fracaso?
  27. ¿Qué te motiva?
  28. ¿Cuál es tu disponibilidad?
  29. ¿Quién es tu mentor?
  30. Cuéntame de una ocasión donde no estuviste de acuerdo con tu jefe.
  31. ¿Cómo manejas la presión?
  32. ¿ Cuál es el nombre de nuestro director general?
  33. ¿Cuáles son las metas de tu carrera?
  34. ¿Qué te impulsa a levantarte por las mañanas?
  35. ¿Qué diría tu trabajo sobre ti?
  36. ¿Cuáles son las debilidades / fortalezas de tu jefe?
  37. Si llamara a tu jefe en este momento y le preguntara en qué área podrías mejorar, ¿qué crees que me diría?
  38. ¿Eres un líder y un seguidor?
  39. ¿Cuál fue el último libro que leíste por diversión?
  40. ¿ Qué es lo que más te puede molestar en un compañero de trabajo?
  41. ¿Cuáles son tus pasatiempos?
  42. ¿Cuál es tu sitio web favorito?
  43. ¿Qué te hace sentir incómodo?
  44. Cuéntanos algunas experiencias de liderazgo que hayas tenido.
  45. ¿ Cómo despedirías a alguien?
  46. ¿Qué es lo que te gusta más de trabajar en esta industria?
  47. ¿Trabajarías más de 40 horas a la semana?
  48. ¿Qué pregunta no te he hecho aún?
  49. ¿Qué preguntas tienes para mí?
  50. Descríbete a ti mismo.

Puede que las preguntas no sean tan excitantes, pero son para las que te debes preparar.

Entrepreneur dice que hay investigaciones que la mayoría de las personas solo se prepara para responder 10 de estas preguntas. Estudia el listado con cuidado y piensa cuáles serían tus respuestas – sin aprendértelas de memoria-para que llegado el momento, te sientas mucho más cómodo al hablar.

Sin embargo, proyectar estas 50 preguntas no es suficiente si quieres dejar una gran impresión y destacarte de los demás, sino debes tener en cuenta estas nueve estrategias que también te pueden ayudar a conquistar esa entrevista de trabajo y lograr el objetivo final, ingresar a la empresa.

Fuente: gestion.pe

www.laney.com.pe

Entrevista de trabajo: la importancia de la primera impresión

Al buscar un empleo, el candidato debe tener en cuenta que los primeros segundos frente a su empleador son cruciales para obtener una positiva relación laboral.

Los primeros segundos son cruciales en una entrevista laboral y en un primer encuentro personal. El subconsciente nos genera una primera impresión de la que luego es muy difícil desprenderse.

Según  Hans-Peter Erb, psicólogo social de la univerisdad de Helmult-Schmidt (Alemania), la primera impresión «sienta las bases de un juicio de valor y determina la dirección de las valoraciones posteriores».

Las investigaciones estiman, por ejemplo, que si un candidato a un puesto laboral es atractivo físicamente, tiene más probabilidades de desarrollar en el empleador la sensación de que está calificado para el trabajo.

Además, luego de esta primera impresión, que dura aproximadamente siete segundos, el entrevistador busca inconscientemente nuevas informaciones para confirmar su hipótesis inicial y tiende a suprimir los datos que contradigan esta premisa.

Hans-Peter Erb lo califica como una profecía autocumplida, la cual «describe un fenómeno por el cual las expectativas puestas en una persona son aceptadas por dicha persona y en consecuencia esa persona se comporta como se espera de ella».

Fuente: gestion.pe

www.laney.com.pe