Chile propone trabajar 4 días a la semana: ¿Perú también podría aplicar esta medida?

La reforma laboral de Chile busca mejorar la calidad de vida de los trabajadores. En una empresa de Nueva Zelanda que aplicó la medida, la productividad de los empleados creció en 20%

Chile está a un paso de permitir las jornadas laborales de cuatro días a la semana, de aprobarse la reforma laboral propuesta por el presidente Sebastián Piñera. La flexibilización que plantea la propuesta de ley buscan mejorar la calidad de vida de los chilenos. ¿Perú estaría preparado para un cambio laboral de este calibre?

EN PERÚ YA SE PUEDE TRABAJAR CUATRO DÍAS
La buena noticia para el empleador peruano es que el marco normativo sí permite establecer una jornada de cuatro días a la semana, según Brian Ávalos, laboralista del estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados.

Para aplicar una jornada laboral de cuatro días a la semana, Ávalos señala que primero hay que tener en cuenta dos escenarios.

El primero es cuando el negocio recién comienza a operar. En este caso, el empleador puede establecer de manera verbal o escrita cuántos días será la jornada semanal.

El segundo es más complejo y se da cuando la empresa tiene contratos con jornadas establecidas. Si desea modificarlos a cuatro días, tiene dos alternativas: Una es suscribir un acuerdo con el trabajador en el que modifica su jornada, o, de lo contrario,  hacer una modificación de la jornada por necesidad empresarial, con lo se requeriría realizar un procedimiento donde se le comunica al trabajador el cambio, quien tendría la posibilidad de impugnarlo.

En cuanto a los colaboradores, una jornada de lunes a jueves podría beneficiar a aquellos que son padres —aunque tengan que dedicarle un par de horas más a la jornada laboral diaria—, ya que los días viernes, sábado y domingo podrían dedicarlos a sus familias u otras actividades.

Hace unos meses, la compañía de servicios financieros de Nueva Zelanda, Perpetual Guardian, realizó una prueba durante ocho semanas que consistía en reducir a cuatro días la jornada laboral semanal. El resultado arrojó que la productividad aumentó en un 20%. Los trabajadores lograron cumplir con sus tareas en cuatro días.

Asimismo, el balance entre el trabajo y la vida privada mejoró significativamente, pasando del 54% al 78%, y los niveles de estrés disminuyeron de un 45% a un 38%. Por último, el compromiso aumentó en un 40% al comparar los resultados previos y posteriores al ensayo.

“Esta reducción es una de las aristas de una serie de estudios o de resultados que se van generando como consecuencia de que el trabajo ya no se entiende como una mera explotación de la persona, sino que se reconoce que el trabajador también tiene una vida privada, derecho al ocio y que la empresa ya no debe de ver esos aspectos como algo negativo”, subraya Ávalos.

Por último, el laboralista menciona que además de los «horarios de verano» y la reducción de la jornada a cuatro horas, existe otra posibilidad como el teletrabajo o «home office», que en el Perú está regulado y que permite que el colaborador realice sus funciones fuera de la oficina.

«Las empresas deberían analizar estas nuevas propuestas en relación a sus actividades y ver cómo pueden ayudar para que sus trabajadores puedan conciliar el trabajo con la vida personal, a la vez que también son más productivos y las empresas generan ahorros», puntualiza.

Fuente: elcomercio.pe

www.laney.com.pe